Blogia
Cuando te descubrí descubriéndome...

FELICIDAD: una actitud y no una suerte

FELICIDAD: una actitud y no una suerte "Cuenta la historia, que en un lejano país había un hombre que cortaba y tallaba rocas para hacer lápidas. Se sentía infeliz con su trabajo y pensaba que le gustaría ser otra persona y tener una posición social distinta.
Un día paso por delante de la casa de un rico comerciante y pensó que le gustaría ser exactamente como él, en lugar de tener que estar todo el día trabajando en la roca con el martillo y el cincel.
Para gran sorpresa suya, el deseo le fue concedido y de este modo se halló de pronto convertido en un poderoso comerciante, disponiendo de más lujos y más poder de los que nunca había podido soñar. Al mismo tiempo también era envidiado y despreciado por los pobres y tenía igualmente más enemigos de los que nunca soñó.
Entonces vió un importante funcionario del gobierno, transportado por sus siervos y rodeado de una gran cantidad de soldados. Todos se inclinaban ante él. Sin duda era el personaje más poderoso y respetado del reino. El tallador de lápidas que ahora era comerciante, deseó ser como aquel alto funcionario, tener abundantes siervos y soldados que lo protegieran y disponer de más poder que nadie.
De nuevo le fue concedido su deseo y de pronto se convirtió en el hombre más poderoso de todo el reino ante quien todos se inclinaban. Pero el funcionario tanbién era la persona más temida y odiada en todo el reino y precisamente por eso necesitaba de tal cantidad de soldados. Mientrás tanto el calor del sol le hacía sentirse incómodo y pesado. Entonces miró hacia arriba, viendo al sol que brillaba en pleno cielo azul y dijo: ¡Qué poderoso es el sol! ¡Cómo me gustaría ser como el sol!
Antes de haber terminado de pronunciar la frase se había ya convertido en sol, iluminando toda la tierra. Pero de pronto surgió una gran nube negra, que poco a poco fué tapando al sol e impidiendo el paso de sus rayos. ¡Qué poderosa es esa nube! - pensó - ¡cómo me gustaría ser como ella!.
Rápidamente se convirtió en la nube, anulando los rayos del sol y dejando caer la lluvia sobre los pueblos y campos. Pero luego vino un fuerte viento y comenzó a desplazar y a disipar la nube. ¡Me gustaría ser tan poderoso como el viento!, pensó, y automáticamente se convirtió en el viento.
Pero aunque el viento podía arrancar los árboles de raíz y destruir pueblos enteros, nada podía contra una gran roca que había allí cerca. La roca se levantaba imponente, resistiéndo inmóvil y tranquila la fuerza del viento. ¡Qué potente es esa roca! - pensó - ¡cómo me gustaría ser tan poderoso como ella!
Entonces se convirtió en la roca, que resistía inmóvil al viento más huracanado. Finalmente se sentía feliz, pues disponía de la fuerza más poderosa existente sobre la tierra.
Pero de pronto oyó un ruido. Clic, Clic, Clic. Un martillo golpeaba a un cincel, y éste arrancaba un trozo de roca tras otro. ¿Quién podría ser más poderoso que yo?, pensó, y mirando hacia abajo, la poderosa roca vió... al hombre que hacía lápidas."
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7 comentarios

Dani -

Bellisimo cuento.
Yo pienso que para cada uno la felicidad es distinta, y que la encontramos cuando encontramos la paz entre lo que somos y lo que queremos.

guille -

http://www.youtube.com/watch?v=-roLaWwLBxQ

ViAjE_Al_AlMa* -

emmm....

hay ke decirlo, la felicidad es un reflejo del buen sentimiento de nuestra alma...

kiero decir ke se va a relacionar con todos los momentos o circunstancias de gozo que hallan en nuestra vida...

para ke buscarla en la suerte de los demas???

si al mirar en nuestro alrededor, nos encontramos con algo mucho mejor, existe, solo ke no nos damos cuenta y siempre keremos lo ke tiene el otro, solo ke cuando observamos q tambien posee canallismos y dolores en su vida, deseamos salir de ella....

para ke ser mas, si dentro de mi puedo ser lo mejor q podria ser....

Luz -

Bellísimo.

Celeste -

Primero que nada... sigo aqui... y aun mi espiritu busca reposo en este pequeño rincon lleno de calor y armonia que ustedes me ofrecen.

mICrO: el relato lo lei en un libro mágico llamado "Los diez secretos de la felicidad abundante". Se te extrañaba por aqui. Un besazo.

Mardolo: "no podemos escapar de lo que somos"... ciertamente tiene un proposito SER quien se es... SER es el proposito :)
A mi me alegra tenerte por aqui de visita. Un abrazo.

Mardolo -

Hermoso relato.
No podemos escapar de lo que somos.
Esta semana en mi página tengo una cita de Sartre al hilo de este post que dice así:
"La felicidad no es hacer lo que uno quiera sino querer lo que uno hace".
Me alegra poder seguir leyéndote.
Un beso.

mICrO -

Que chulo, no pones el autor, es tuyo?

Besos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres